Crónica de los 100 km. del Camino de Santiago Madrid-Segovia (2 y 3 de octubre)
Por Teo Fernández Conde


Decidimos participar en dicha prueba en la modalidad por equipos (mínimo 3 componentes que debían realizar el recorrido de forma íntegra marchando y llegando a meta juntos), en un principio Rosa, Carmen, Cristina, Manolo y yo. Descolgándose por diversos motivos Rosa y Carmen.

Quedábamos por lo tanto ya únicamente Cristina, Manolo y yo, de forma que tomamos la salida el sábado 2 de octubre de la madrileña plaza de Castilla para recorrer los primeros 4 km. de forma neutralizada e iniciar a eso de las 10:30 de la mañana la prueba propiamente dicha, que consistía en rocorrer los 100 km. que separan Madrid de Segovia, realizándolos por el Camino de Santiago, en un tiempo límite de 24 horas.

Eramos realistas y nuestro objetivo únicamente era llegar ya que apenas habíamos podido preparar la prueba. Cristina y Manolo contaban con el fondo adquirido durante el verano recorriendo el Camino de Santiago por Asturias y por mi parte con la preparación efectuada para disputar los 100 km. de Bezana (Santander), carrera que disputé el anterior fin de semana, de forma que no sabía si me iba a encontrar lo suficientemente recuperado para a la semana siguiente realizar y poder terminar otros 100 km, aunque en este caso fueran andando.

Hora tras hora íbamos recorriendo kilómetros y localidades como Tres Cantos, Colmenar Viejo, Manzanares el Real, Mataelpino, Navacerrada, (en todos ellos con sus correspondientes puntos de control y sus muy completos avituallamientos) hasta llegar a Cercedilla localidad en la cual habíamos ya recorrido unos 66 km. y desde la cual se iniciaba el ascenso al alto de la Fuenfría. (situado a 1800 metros de altitud y que separa Madrid de Segovia). En este momento Manolo con graves molestias digestivas (a la postre sin mayores consecuencias) se vió obligado a reirarse de la prueba, siguiendo en la misma ya únicamente Cristina y yo, acompañados hasta la meta por Paco, otro participante con el cual marchábamos juntos desde la salida del control-avuatuallamiento de Manzanares. Iniciamos el descenso de la Fuenfría y empezamos a divisar las primeras luces de Segovia y después de recorrer unos 25 km. más lllegamos a esta ciudad, en la cual todavía tuvimos que recorrer unos 2 km. hasta llegar a su acueducto, bajo cuyos arcos se encontraba la línea de meta.

Habían transcurrido desde el inicio de la prueba un total de 20 horas y 47 minutos. Estando lógicamente contentos por haber logrado finalizar, al mismo tiempo también (aparte de un "tanto" cansados por el kilometraje y el sueño al no haber dormido en toda la noche) estábamos desilusionados por la retirada de Manolo (el cual ya se encuentra plenamente restablecido).

A continuación después de un breve descanso, subimos al bus que la organización había dispuesto a los pies del acueducto, para el regreso de nuevo a la madrileña Plaza de Castilla.

Por último quiero decir que ha sido la primera vez, y además de forma gratuita, que se ha celebrado esta prueba y que la gran mayoria de los participantes (por no decir todos) estábamos de acuerdo en calificarla, por distacia y tipo de terreno (aparte del ascenso a la Fuenfría tenía bastantes tramos de "sube-baja") como una prueba dura, pero al mismo tiempo muy bien organizada sobre todo en cuanto a transporte y avituallamientos se refire.