Nuestro amigo Patxi nos ha enviado esta crónica y foto de su participación en el Cross de los tres refugios que aquí os dejo:

El domingo pasado participé en mi primera carrera de montaña: Cross de los Tres Refugios.Pensaba que este tipo de carreras eran inhumanas pero he concluido que no lo son, simplemente resistencia.Creo que en algún 10.000m he sufrido más, por las altas pulsaciones y contracturas musculares sobre el asfalto.Por eso a todos los que os gusta correr y disfrutáis la montaña, os animo a que probéis alguna vez una prueba de este estilo.Yo ya estoy pensando en la siguiente :).Me he emocionado tanto que he decidido mandaros esta crónica, a modo de spam. La carrera partía cerca del puerto de Navacerrada, atacando La Bola del Mundo (en línea recta) y bajar pasando por La Maliciosa hasta la Pedriza, y vuelta por la otra vertiente, remontando el río Manzanares hasta su nacimiento, formando un lazo.Un total de 32km con 2000m de ascenso acumulado y otros tantos de descenso. En mi caso se tradujo a menos de 5h de esfuerzo (al primero no le llevó más de 3h15 y al último 6h30). Por mucho que sea un cross, casi toda la subida se hace a paso ligero (no son 5h corriendo!) y cuesta abajo, como cabras.Adjunto os mando el perfil y el track de la carrera.Corrí con una pequeña mochila con camel-back y algún gel, y unas zapatillas de monte (no precisamente para correr). Ligero de ropa y reloj con pulsómetro para controlarme. Resumen de la carrera:
-Día soleado al principio, nuves a la postre. Salida a las 9h15 en punto.
-Me regulé muy bien, guardando fuerzas para la segunda parte, la prolongada subida (tenía un pulsómetro, en casi toda la carrera fui a 160 y nunca por encima de 170).-Durante la carrera había un avituallamiento líquido cada 5km aprox y dos de ellos además sólidos.
-En el primer avituallamiento sólido, en Canto Cochino, al final de la larga bajada (frutos secos, najaranjas, platanos) me hinché a comida y bebida, más de la cuenta. No lo aconsejo.
-Me desvié, junto con otros corredores, del camino un par de veces (por temas de falta señalizaciones, hay gente que se dedica a quitar cintas...). Lo más gracioso fue cruzar un río con el agua hasta las rodillas y "escalar" un par de rocas (antes de llegar a la Charca Verde), un poco más de peso en las zapatillas. Por lo menos no me bañé como los que tenía detrás con zapatillas de carretera, jjj.
-Al rededor de las 3h un pequeño bajón: ir cuesta arriba y la digestión, no son buenos amigos, así que a bajar el ritmo. 20min de sufrimiento.
-Recuperando poco a poco: yo iba cansado pero algunos iban jodidos (llamadme egoísta, pero eso motiva XD ), remontando puestos.
-Segundo avituallamiento sólido, con todo lo comí en el primero, ni me paré, muy acertado. -Tormenta y granizo: para dar un poco de emoción a la carrera en la parte alta del manzanares (la más bella del recorrido) totalmente a descubierto cayó una tormenta de verano, pero el granizo no llegaba a doler :).
-Agotamiento: un muro de casi 1km para llegar a La Bola, bajaba las orejas o todo el mundo, manos en cintura, manos sobre rodillas... quemando el último cartucho. Lo difícil ya estaba hecho ¡subidón!
-Machaque: la bajada hasta el albergue, en línea recta, a paso ligero. El cansancio era tal que mis latidos no subían de 140, no era capaz de bajar corriendo, pues a paso ligero, esperando no torcerme el tobillo. -Al pasar por el puerto de navacerrada pude escuchar los único aplausos de toda la carrera, a uno 500m de meta, que casi me arrancan alguna lágrima de emoción. -Meta: ¡misón cumplida! ducha y descarga en el servicio de fisioterapia. Unas cervezas en el bar con alguna tapa y de vuelta al agujero, a la Villa.Agujetas no, lo siguiente, es lo que siento estos días que no me dejan olvidar la carrera del domingo.Doy gracias a mi amigo triatleta Alfonso, quien me animo y participó en esta locura.Un saludo a todos{jcomments on}

alt